¿Qué fue de la vida de "Pedro Picapiedras"?


"Sigo picando piedras como el primer día" admite Pedro Picapiedras mientras se come el almuerzo en medio de su jornada de trabajo.

Vestido con una corbata amarilla, bien peinado, con un traje sencillo de piel de chita sin mangas ni pantalón, una novedosa barba de mosquetero y descalzo, nos recibió unos momentos para comentarnos su actualidad. Pedro en sí es rudo, seguro de sí mismo y poco reflexivo, pero en está ocasión nos ha brindado su lado más amable.



Luego del éxito de las películas de Los Picapiedras, todos nos esperábamos un futuro prometedor para Pedro y su familia pero esto no fue así.

"Nos gastamos muchos piedrólares en cosas superfluas, mantener los animales es un presupuesto también" reconoció Pedro que aparentemente se habría gastado más de la mitad de los ingresos de las películas en fiestas nocturnas que incluían partidas de bolos hasta el amanecer.

Pedro sigue viviendo en la misma casa, con las mismas cosas y empujando el mismo coche que lo hiciera famoso años atrás. De Vilma poco sabemos pero se rumorean infidelidades que no hemos querido tratar.

"Quiero cambiar, necesito vivir nuevas experiencias, mi trabajo me está matando y en casa las cosas no van muy bien" reconoció Pedro que luego remato con la siguiente frase que golpea a la realidad como una roca: "la gente cuando tienes piedrólares te pide autógrafos, pero cuando no los tienes te observa como a un mediocre, como a un inadaptado social. Voy a volver a tener piedrólares y me encargaré de ajustar cuentas con todos... yabadabaduuuuuuuuuu!"