Carta del Lector: ¿Qué está pasando?



Hola, soy el Inspector Clouseau de la Surete, quiero hablar inmediatamente con el responsable del periódico, es urgente, tengo inquietudes y temores con respecto a vuestro futuro, parece ser que ya no quieren publicar más o están recibiendo embistes de boicot.

¿Cómo que esta no es la vía para comunicarme con ustedes?
El e-mail y las cartas no son lo mio señorita, escúcheme bien, necesito hablar con un responsable y parece ser que usted no lo es...



¿Qué nadie se puede poner al teléfono?
Mire, como Inspector llevo muchos años viendo gente extraña pero usted se lleva la palma, entiendame que soy una autoridad y además un gran fan del periódico, lo leo cada mañana a las 10:00 exactas (Hora de España) y siempre han cumplido con el cometido de informar.
Pero esta semana ha sido el caos ¿me entiende?, están publicando a vuestro antojo, como si no existiera nadie del otro lado, me temo lo peor y quiero intervenir ya mismo.

¿Cómo que no puedo?
Sabe usted que si quisiera la pondría de patitas en la calle, no me responda con soberbia porque obtendrá la mano dura de la ley como resultado.

¿Qué usted no tiene la culpa?
Entonces comuníqueme con algún responsable para que me pueda poner al día con respecto a la situación actual del periódico. Estoy perdiendo la paciencia y es probable que me dirija directamente a vuestras oficinas para aclarar este asunto.

¿Qué no puedo?
¿Cómo que no puedo?
Mire señorita, tiene una voz muy sensual, pero sus respuestas me quitan toda exitación, hágase un favor y deje el teléfono a otra persona...

¿Hola!? ¿Con quien hablo?
Es usted Eliseo Robledo! que alegría, al fin una persona que sabe tratar a la gente, ¿podría indicarme que sucede en Yamete! News?

¿Censura?
¿Usted me dice que han censurado a todas las noticias de aquí a la eternidad?
Eso es un atropello a la razón, suelte la amarra que sino no tengo que leer, por favor se lo pido, suelte la amarra Eliseo, usted sabe que lo respeto, pero si se hace con el poder del periódico lo iré a buscar y lo meteré en la carcel ¿me entiende?

¿Se lo pensará?
Más le vale que se lo piense si no quiere pasar una temporada tras las rejas.

Le doy 48 horas como máximo para que reestablezca el orden de publicación diario al que nos tiene acostumbrados este impresionante periódico que debe seguir yameteando, cuento con ello, sino tendrá noticias mías...

Arrebua!