Mucho plomo


Hoy tenemos el agrado de escribirles sobre la espectacular colección de soldaditos de plomo del tren Thomas.

Thomas nos invito en exclusiva a su hangar en donde pudimos disfrutar como niños de su particular hobby.



"Me gustan los soldaditos de plomo desde que soy pequeño, algunos de mis amigos me consideran un "friki" porque a mi edad sigo jugando con muñecos y maquetas pero a mi me da igual. Somos muchos los trenes que tenemos este hobby y aceptamos cualquier critica constructiva. Lo que realmente nos apasiona es ver como los humanos se desenvuelven en los terrenos de lucha, son tan mecánicos..." nos comenta apasionadamente Thomas.

Coleccionar soldaditos de plomo suele comenzar como un juego para luego transformarse en una adicción interminable que tiene como principal objetivo el formar el ejercito más grande jamás visto en la faz de la tierra. La exhibición de las piezas es un gran motivante para reunirse con amigos y echar unas risas.

Thomas y sus amigos han patentado un sistema de "carriles" por medio de los cuales los soldaditos se desplazan de un sitio a otro mediante impulsos electromagnéticos. "Es muy simple, como si se tratase de un Scalextric" afirmó Thomas que se despidió de nosotros con la siguiente frase memorable "ser dueño de un soldadito de plomo es lo máximo en este mundo, chooooooooo chooooooo".