La creación del iRobocop se cancela


El Departamento de Policía de Detroit y miembros de la junta directiva de la Corporación OCP han dicho NO a la propuesta del equipo de Steve Jobs para crear el nuevo modelo de Robocop, el revolucionario iRobocop con la tecnología de Apple.


El viejo Dan O'Herlihy, presidente de la OCP, ha dicho que "si bien la oferta económica, la calidad de los componentes y el software ofrecidos por la gente de Apple son incuestionables, la pérdida de control con respecto a la unidad nos hizo dar un paso atrás".



Aparentemente el iRobocop vendría equipado con lo mínimo indispensable para cumplir su cometido en la ciudad, pero las funcionalidades más interesantes estarían disponibles a través del gestor de aplicaciones de la Apple Store. Allí, mediante un pago por tarjeta de crédito se podrían añadir funcionalidades sociales y de características especiales tales como: especialista en bombas, controlador de tránsito, aniquilador de pandilleros, linterna, violador de neveras, etc.. Todas estas aplicaciones deberían ser descargadas para cada una de las unidades, serían intransferibles y costarían mucho dinero.

Un fan de Apple nos comentó que "si queremos estar tranquilos, deberíamos optar por el iRobocop, es elegante, de fácil uso, limpio y muy estable, prefiero que nuestro gobierno gaste el dinero en las aplicaciones necesarias para que cada uno de estos cyborgs cumplan su cometido, en lugar de gastárselo en putas y alcohol".

Por su parte un fan del Robocop que pasaba por ahí, declaró lo siguiente (luego de golpear cruelmente al fan de Apple): "Estos memos de Apple no sirven para resolver los problemas de la gente, solo los enmascaran con coloritos fashion y funcionalidades, pero luego te quedas con la pokerface cuando revisas tu cuenta corriente, son empresarios de lo peor, mejor tenerlos lejos, el Robocop que tenemos ahora está perfecto, solo falta que se mueran unos cuantos polis para que se puedan construir unos cuantos más...".

La propuesta del iRobocop encarecía el precio de cada unidad del actual Robocop en un 236%, sin contar con los costes adicionales que representa la descarga de las aplicaciones y las actualizaciones constantes de las condiciones contractuales que, de no ser aprobadas, anulaban el funcionamiento de la unidad.